CRÓNICAS DE UN FUTURO PASADO

Narraciones de un testigo



► BAJO TIERRA


En aquella época el cambio climático hizo que la temperatura de la Tierra subiera una media de 3 grados, lo que significó un aumento de hasta 10 grados en muchas zonas del globo.

Se debilitó la capa de ozono debido al sobrecalentamiento por lo que las tormentas solares afectaron a la corteza terrestre y se detectó un aumento de la actividad sísmica. Varios volcanes dormidos se activaron, entre ellos el gran volcán de Yellow Stone.

Se temía lo peor, ya que ese volcán es una gran caldera que abarca todo el parque; y los peores presagios sucedieron. Explotó de tal forma que escupió a la atmósfera toneladas de material piroplástico. Eso condujo al bloqueo de la luz del sol y a una nueva era glacial.


La vida se hizo imposible porque las temperaturas eran de menos -100 grados. De los más de 7 mil millones de personas solo sobrevivieron 12 millones, diseminadas por todo el globo. La humanidad tuvo que sobrevivir.

El interior de la Tierra se había calentado debido a la actividad sísmica, por lo que tuvimos que horadar agujeros que llegaran cerca del manto superior.

La humanidad tuvo que emigrar a zonas en las que los espeleólogos conocían cuevas naturales, pero la mayoría tuvo que excavar en las minas conocidas para hacerlas más profundas, o simplemente, perforar desde cero.


En Amsterdan se creó una red de túneles de 300 kms de extensión donde los supervivientes del oeste de Europa pudieron sobrevivir.

En Perú se creó una urbe subterránea de una superficie de ocho kilómetros cuadrados, que dio cabida a unos diez mil habitantes.

Se ocupó Mponeng, la mina de oro más profunda del mundo, en Sudáfrica, pero la profundidad no era suficiente y ya no había tiempo de excavar a más profundidad, así que se efectuó una obra de ingenio. Se perforaron estrechos canales hasta las bolsas magmáticas. El vapor de calor subía por los canales hasta las estancias de la mina, lo que hacía subir la temperatura hasta los 28 grados, y de paso, se aprovechaba la energía geotérmica para producir electricidad.


En otros lugares pasaba al revés; la temperatura era demasiado elevada, así que se hicieron las perforaciones al exterior, lo que introducían aire gélido al interior mediante turbinas. Se montó un sistema de aire acondicionado monitorizado desde un área de control.

A esas profundidades los túneles eran muy ricos en minerales. Mediante sistemas de ósmosis y de ionización los filtraban para conseguir una pasta que servía de alimento a sus habitantes y a los pocos animales de granja que se permitían.

El agua la extraían de la superficie helada.

En el techo se instalaron lámparas de rayos UVA para evitar las enfermedades por carencia de luz solar y se instalaron viveros para obtener frutas y hortalizas.


Debía mantenerse a toda costa el número de habitantes, por lo que se estableció un férreo control de natalidad. Si alguien tenía algún hijo de más, el padre era enviado a la superficie para que sobreviviera por sí mismo. En realidad era un eufemismo para una condena a muerte por congelación.


Ya han pasado 47 años y la temperatura en el exterior no ha variado. Yo era un niño de pocos años cuando ocurrió todo. La esperanza de vida es de 50 años, y ya veo acercarse el final de mi vida.



_________________________________________________________

◄ Otras entradas futuras

◄◄ Inicio



/future/